CRÍTICA: ‘byAnaMilán’ o como aprender a reírse de uno mismo

AVISO: Esta crítica puede contener SPOILERS

Si Ana Milán fue una de nuestras salvaciones durante el primer confinamiento a través de sus directos de Instagram, parece que la actriz vuelve a la carga con esta segunda ola del COVID, ya que estas mismas anécdotas han sido utilizadas para la creación de una serie que llegan hoy, 8 de noviembre, a la plataforma Atresplayer Premium.

‘byAnaMilán’, una serie de 8 episodios producida por Buendía Studios, comienza apostando fuerte, y es que en este primer capítulo podremos ver a una Ana Milán pasando por todo un abanico de emociones que atrapa al espectador desde el primer momento.

En primer lugar, podríamos destacar el papel de la actriz e influencer Paula Caryátides, que se pone en la piel de Ainara, la vecina de Ana en la ficción, un personaje que creo que puede aportar mucho a la serie en el futuro. Es un buen contrapunto con la ficticia Ana, un dúo que puede aportar la experiencia de la madurez de la protagonista con la espontaneidad de la juventud de Ainara.

En cuanto al guion, lo que más me fascina es que aquí no encontramos tiros, persecuciones o conspiraciones gubernamentales, sino que las tramas de este proyecto de Atresplayer Premium nos lleva a lo que podría vivir cualquier hijo de vecino, por lo que el espectador se puede sentir identificado desde el primer segundo.

Desde un chiste sobre su fama, pasando por su edad, hasta cómo ha conseguido convertir sus anécdotas y vivencias más ridículas en un grandioso proyecto con el que llegar -más si cabe- al gran público. Aunque desconocemos que parte es ficticia y que parte es verdadera, llegar a dibujarse a uno mismo de la forma en la que se hace en este primer episodio es un verdadero ejercicio sobre cómo reírse de si mismo, y Ana lo consigue desde el minuto 0.

Además, en esta serie descubriremos a una Ana Milán que más que como protagonista, querremos tener como un miembro más de nuestros allegados, aconsejándonos en todo momento sobre qué hacer con los problemas que tenemos en nuestra vida, y gracias al guion de esta ficción nos sentimos un poquito más cerca de ser parte de su grupo de amigos.

En conclusión, aunque Ana Milán afirme al inicio del capítulo que «yo en mi próxima vida me pido ser Lady Gaga», por el bien de la humanidad esperemos que no, que Ana Milán sea eterna y que tanto ella como esta fantástica serie dure muchos años más. Por más «historias, anécdotas, vida y moños».

Deja un comentario